¿Qué significa la etiqueta “testado dermatológicamente”?

Al comprar un producto para la piel es normal encontrar etiquetas como “no comedogénico” o “probado dermatológicamente”, pero ¿qué significan con exactitud? ¿son lo mismo? 

Para comenzar, no, no son iguales. Cada etiqueta tiene su importancia, y por eso en esta ocasión te explicaré con detalle qué significa testado dermatológicamente

¿Qué significa “testado dermatológicamente”?

La etiqueta “testado dermatológicamente” indica que varios dermatólogos han estudiado como ese cosmético reacciona en la piel para así evitar consecuencias adversas.

Esta prueba dermatológica asegura que la fórmula del cosmético es segura para la piel y que el producto va a ser apto para cualquier persona que lo utilice. En pocas palabras, confirma que es muy poco probable que cause reacciones alérgicas a quienes esté destinado.

Probablemente hayas visto esta etiqueta en muchos productos cosméticos, sobre todo cuando realizas tu rutina de skincare. Eso es un buen indicio de que escogiste los mejores productos para tratar tu piel, pues fueron testeados para evitar dañarla.

¡OJO! 

Esta etiqueta NUNCA especifica de qué forma se realizaron las pruebas, ni tampoco las cantidades. Por eso te recomiendo probar primero el producto en una pequeña parte de tu cuerpo antes de agregarlo a tu rutina.

¿Cómo se realizan estas pruebas?

prueba-HRIPT

La prueba HRIPT (del inglés: Human Repeated Insult Patch Test) es la más común que se realiza para demostrar si un producto es apto para la piel humana sin reacciones adversas. 

Esta prueba sigue una serie de pasos necesarios para que el producto final reciba la etiqueta de “dermatológicamente testado” y así pueda lanzarse al mercado. 

Los pasos son:

  1. Primero, el producto es sometido a ensayos cutáneos. Para ello, se aplica el producto de manera repetida sobre la piel para ver la reacción, y de ahí sigue un período de inactividad o fase de descanso.
  2. Segundo, viene la fase de re-estimulación dérmica, que es cuando se aplica de nuevo el producto para confirmar que no hayan nuevas reacciones en la piel.
  3. Por último, se realiza la evaluación de la piel para determinar si el cosmético tiene daños potenciales o alergias (incluyendo dermatitis).

Estas pruebas no las realiza cualquiera, SIEMPRE lo hace un equipo dermatológico profesional con las herramientas necesarias (Ejem, ni lo intentes hacer en casa con cualquier producto). 

Este equipo de por sí realiza todas las pruebas de seguridad necesarias antes de lanzar cualquier cosmético al mercado.

Aún así, hay algunas empresas cosmetológicas que dan un paso adelante y deciden dejar un sello o etiqueta en el envasado de sus productos para CONFIRMAR que realizaron el testado dermatológicamente. 

Pero como dije antes, toda empresa farmacéutica y cosmetológica está OBLIGADA POR LEY a realizar estas pruebas antes de lanzar algo al mercado. 

¿Cómo es el logo de “testado dermatológicamente”?

Este logo varía entre cada país, pero hay algunas similitudes que pueden servir como referencia. 

El logotipo de dermatológicamente testado suele representar unas manos o una pluma recibiendo una gota del producto. Además, suele acompañarse del texto de “testado dermatológicamente” o un símbolo de check.

Pero como dije antes, esto puede variar. Muchas marcas no tienen el logotipo en sus envases, pero sí remarcan la frase “probado dermatológicamente” para asegurar la eficacia y seguridad de sus cosméticos.

Estos sellos hacen alusión a que el artículo de skincare tuvo una supervisión rigurosa de especialistas (sobre todo dermatólogos). Gracias a esta supervisión, las probabilidades de que tu piel sufra alguna reacción adversa son mínimas. 

Cosméticos testados dermatologicamente:

cosméticos-testados-dermatologicamente_

Hay una enorme variedad de productos dermatológicamente testados que son seguros para todo tipo de piel, incluyendo la piel sensible, aunque los más comunes son: 

Bloqueadores solares

Los bloqueadores solares físicos, minerales o químicos SIEMPRE deben ser probados clínicamente para confirmar su eficacia. De esta forma garantizan la protección tanto UV-A como UV-B, además de reducir el riesgo de quemaduras y cáncer de piel de manera 100% comprobada.

Champúes 

El champú no solo limpia tu cuero cabelludo, también fortalece tu melena y reduce otros daños como la caída del cabello, pero para ello debe ser probado primero. 

¡OJO!

Recuerda que también existen los champúes clínicos, los cuales son más específicos para casos como caspa o alopecia. Estos solo los puedes adquirir con la receta médica si sufres de alguna condición en el cabello. 

Limpiadores faciales

Los limpiadores faciales probados clínicamente son ESENCIALES para darle una limpieza gentilal rostro y no resecarlo. Recuerda que el cutis es muy delicado y no lo puedes lavar con cualquier cosa, especialmente si quieres una piel brillante y saludable

Cremas y lociones

Las cremas y lociones, tanto corporales como faciales, deben ser probadas dermatológicamente porque entran en contacto directo con nuestra piel. Estos productos no deberían faltar en turutina de cuidado de la piel, pero siempre verifica que estén testados para evitar alergias o irritaciones.

Esta etiqueta es MUY IMPORTANTE si sufres de alguna enfermedad en la piel, como queratosis rosácea

RECOMENDACIÓN

Por más que tengan el sello de “testado dermatológicamente”, no olvides adquirir productos para la piel ADECUADOS a tu tipo de piel, sea seca, mixta o grasa. 

¿Los productos testeados dermatológicamente son cruelty-free?

La etiqueta de “probado dermatológicamente” solo significa que fue probado para asegurar su consumo humano, sin especificar si la prueba fue en animales o personas voluntarias. Entonces, NO, LOS PRODUCTOS TESTEADOS DERMATOLÓGICAMENTE NO SIEMPRE SON CRUELTY-FREE.

Con sinceridad, muchos productos que tienen esa etiqueta fueron primero probados en animales porque era la única forma de comprobar que algo funcionaba décadas atrás. 

La buena noticia es que con los avances tecnológicos, ya no es necesario probar en animales (al menos no de la misma forma que antes).

Para confirmar que un cosmético es cruelty-free, revisa su etiquetado y verifica que tenga el sello de “cruelty-free” o que al menos está regulado bajo leyes de la Unión Europea, donde el testado en animales está penado. 

Y recuerda que cada etiqueta tiene su significado, así que dependiendo de tus necesidades, te recomiendo ser cuidadosa con ellas al momento de comprar un cosmético.