Medicamentos Antiinflamatorios: 8 Marcas comerciales en España

Los antiinflamatorios no esteroideos son muy utilizados en España, como comprobó un estudio hecho por la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios en el 2016 que estimaba un consumo de 37.89 medicamentos por cada 1000 habitantes.

Pero muchos aún no saben usarlos debidamente, así que te hablaré de los mejores antiinflamatorios de marcas comerciales en España y cómo usarlos.

¿Qué son los medicamentos antiinflamatorios?

Antes de empezar, es importante conocer el tema del que hablaremos.

También es importante destacar que el objetivo de esta redacción es informar, no recomendar el consumo de estos productos. Antes de ingerir cualquier fármaco, debes consultarlo con tu médico de confianza y obtener su aprobación. De lo contrario, podrías sufrir efectos negativos.

Ahora, los antiinflamatorios no esteroides (AINE) son fármacos que, como su nombre indica, provocan un efecto antiinflamatorio en el cuerpo.

Sirven para tratar dolores e inflamaciones gracias a que bloquean la síntesis de prostaglandinas, las responsables de disparar los procesos inflamatorios del organismo y de estimular la percepción del dolor.

Como consecuencia, disminuyen el dolor y la fiebre porque, de cierta forma, están ‘’adormeciendo’’ a los receptores del dolor. Por ende, un antiinflamatorio no esteroide también sirve como analgésico y antipirético.

Sus efectos nos hacen más resistentes al dolor y reducen la inflamación presente en cualquier órgano o tejido del cuerpo.

Cabe destacar que, si los usas en dosis completas regularmente, los AINES ayudan a bloquear las acciones de las sustancias químicas corporales encargadas de mediar la inflamación asociada a muchas formas de artritis.

Así que, sí, también sirven para prevenir la artritis a largo plazo. Sin embargo, estos productos poseen propiedades diferentes, las cuales se diferencian de acuerdo a sus efectos secundarios y duración.

¿Qué principios activos tiene?

Es difícil explicar de forma general y resumida cuáles son sus principios activos. No solo por lo que mencioné antes, sino también porque unos son más potentes que otros, así como unos actúan más rápido que otros y algunos poseen más riesgo de consumo que otros.

Por lo tanto, lo correcto sería mencionar los mejores antiinflamatorios disponibles en el mercado español y estudiar los beneficios de cada uno.

Marcas comerciales en España de medicamentos antiinflamatorios

1. Ibuprofeno

ibuprofeno

Este es el más popular, ya que constituye un 36.09% del consumo total de AINES desde el año 2016 y no es para menos porque tiene un excelente historial de seguridad, efectividad y poco daño al organismo humano.

Pero, a pesar de su popularidad, muchos aún se preguntan ¿para qué sirve el ibuprofeno? Verás, sirve para aliviar el dolor, bajar la fiebre, reducir las inflamaciones y aliviar cualquier sensación de rigidez, sensibilidad o dolor causados por la artritis.

También se ha usado para tratar dolores menstruales, dolores musculares, dolores de resfriado común y artritis severas que afectan la columna vertebral, articulaciones o que incluso causan descamación e inflamación cutánea.

Es igualmente para reducir los síntomas ocasionados por dolor de cabeza, ataques o episodios de migrañas.  Es débil en comparación a otros del mercado y se usa más con fines analgésicos, pero eso permite que pueda reducir inflamaciones con efectividad y pocos daños a nuestro cuerpo.

No obstante, sólo debe ser consumido cuando sientas síntomas molestos y siempre se debe respetar la dosis máxima de 600 mg solo cada 8 horas.

Como dije antes, también debes consultarlo previamente con tu médico. Él te dará una prescripción adecuada y te dirá exactamente cómo debes consumirlo. A qué hora, de qué forma, cuántas veces al día, solo o acompañado de algo. El doctor será tu mejor guía, así que coméntale.

2. Dolocatil

dolocatil

Este es otro antiinflamatorio analgésico y antipirético, bastante utilizado para tratar los síntomas de dolor y fiebre.

Sin embargo, no se recomienda el consumo del mismo en personas asmáticas, epilépticas, en niños menores de 15 años ni en alérgicos al paracetamol o cualquier componente de este medicamento.

Al igual que el puesto anterior, sigue las indicaciones que tu médico te describa cuando te recete dicho medicamento.

3. Paracetamol

paracetamol

El Paracetamol destaca no solo por su enorme popularidad (un estudio hecho en 2013 comprobó que se vendieron 32 millones de envases, un 3.8% del total), sino también porque cuenta con mejor tolerancia gastrointestinal.

Es por eso que los médicos lo recomiendan para pacientes con sintomatologías más dirigidas hacia el dolor que hacia la inflamación. De hecho, si bien el paracetamol puede bajar la fiebre, no puede reducir la inflamación aunque posea propiedades antiinflamatorias.

Por lo tanto, el paracetamol puede resultar de utilidad para lidiar con dolores musculares, lesiones físicas o fiebres, pero no para inflamaciones.

4. Neobrufen

neobrufen

Como cualquier otro buen antiinflamatorio no esteroides, el Neobrufen es de interés cuando se trata de calmar migrañas, artritis, fiebres, inflamaciones y menstruaciones dolorosas.

No se recomienda en personas con problemas de riñón o hígado, quienes padecen de úlceras, hemorragias de estómago, insuficiencias cardíacas graves ni coagulaciones sanguíneas, así como tampoco se recomienda en asmáticos ni en quienes retengan líquidos.

5. Aspirinas

Perteneciente a la familia de los salicilatos, la aspirina es otro de los antiinflamatorios más normalmente usados en el mundo porque también posee propiedades analgésicas, antiinflamatorias y antipiréticas.

Aunque cumple con las mismas funciones del Ibuprofeno, puede aliviar parcialmente el dolor, el calor, el enrojecimiento y la hinchazón asociados con la inflamación cuando se consume en grandes cantidades durante cierto período de tiempo (ojo, solo si tu médico lo aprueba).

Pero puede tener efectos indeseables, como reducir la capacidad de coagulación sanguínea ante un sangrado, producir cólicos abdominales, náuseas, vómitos, pirosis o indigestión.

¿Ya ves la importancia de consultar con tu médico antes de consumir cualquier cosa?

6. Enantyum

enantyum

Es de los más populares de la lista, tanto así que a veces lo suelen comparar con el Ibuprofeno y muchos novatos preguntan si el mejor es Enantyum o Ibuprofeno, pero lo cierto es que ambos son bastante diferentes.

Mientras que el Ibuprofeno es algo débil, el Enantyum es muy potente, tanto así que no debe tomarse por cuenta propia y siempre durante períodos cortos de tiempo, como una semana (a lo mucho).

Por esa misma razón es que a menudo lo usan para reducir dolores agudos postoperatorios o casos graves de dolores musculares, de espalda o traumatismos aún más severos.

Similar a los anteriores ya mencionados, no lo consumas si eres alérgico a sus componentes, si eres asmático o rinítico ni si has padecido de reacciones fotoalérgicas, problemas digestivos crónicos, problemas cardíacos, trastornos hemorrágicos ni problemas de hígado o riñones.

7. Diclofenaco

diclofenaco

Este fármaco ha encabezado la lista de los más vendidos de España varias ocasiones, debido a que la incidencia de sus efectos secundarios  es comparativamente baja, así que lógicamente muchos no dudan en recomendarlo para aliviar la sintomatología de artritis, períodos menstruales o migrañas.

Desgraciadamente, no sirve para tratar otros tipos de dolores de cabeza, pero sí servirá para tratar todos los problemas que acabo de mencionar.

8. Naproxeno

apron

El mismo estudio del 2016 realizado por la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios determinó que el Naproxeno constituyó un 22.60% del consumo total, por lo que la popularidad del fármaco no parece que disminuya pronto.

Eso no es de extrañar, ya que es uno de los más completos dentro del mercado español. Ideal para calmar dolores leves o moderados, migrañas agudas, fiebres, artrosis, artritis reumatoide y cualquier otro tipo de hinchazón.

Sin embargo, no se usa comúnmente para las inflamaciones ni fiebres, ya que los médicos suelen reservarlo para tratar la artritis, la artrosis, las migrañas, la tendinitis o la bursitis.

Vale la pena repetir que no debe ser consumido por personas que padezcan enfermedades del hígado, riñones o corazón, por asmáticos ni por personas que padecen hemorragias estomacales.

Al mismo tiempo, es necesario repetir que solo debe ser consumido en caso de que su médico se lo recomiende, siempre utilizando las dosis más pequeñas que alivien el dolor y no más del tiempo necesario para controlar los síntomas, a menos que el doctor le diga lo contrario.


Efectos secundarios

A pesar de que los medicamentos antiinflamatorios no esteroides son de venta libre, estos no pueden ni deben consumirse a la ligera porque son sustancias químicas que nuestro cuerpo podría interpretar como veneno tóxico, y eso es algo que muchas personas no parecen entender.

Por esa razón es que los AINES, independientemente de si te fueron recetados o no, pueden ocasionar efectos adversos como dolor de estómago o sensación de pesadez en el mismo, náuseas, acidez, vómito, vértigo, fatiga, sueño y aumento en la cantidad de veces que orinas de noche.

Algunos de sus efectos más severos son disminuir las funciones renales, aumentar las presiones sanguíneas, incrementar la tendencia a desarrollar úlceras estomacales, causar zumbido de oídos. Además, ocasionalmente o raramente pueden producir erupciones en la piel, urticaria, coagulación y alteraciones en las células sanguíneas.

Ahí radica la importancia de respetar las dosis diarias máximas en función de la edad, de tomarlos solo para tratar las dolencias indicadas para cada fármaco, de respetar las horas entre una ingesta y otra y de nunca consumirlos con el estómago vacío.

El mal consumo de los fármacos puede derivar en problemas de salud que podrían ser leves o podrían ser graves, pero hasta un 20% de las personas que toman antiinflamatorios indebidamente pueden presentar molestias estomacales.

Dichas molestias, a su vez, pueden derivar en úlceras estomacales o en hemorragias internas. Ahí vuelve a resaltar la importancia de saber cuál antiinflamatorio es el indicado para nosotros y respetar siempre las indicaciones de consumo que nos describan.

Consulta con tu médico

Igualmente considero importante mencionar una última vez que el objetivo de esta redacción es informar, no recomendar el consumo de estos analgésicos. De nuevo, consulta con tu médico antes de iniciar el consumo de cualquier medicamento y no los ingieras sin su aprobación.